Un hola al mundanal mundo

“Igual que el chismoso no puede evitar contar un secreto, el narrador cae siempre en el vicio de escribir lo que vive”

Elvira Lindo

Con esta rotunda y simple frase doy por iniciada formalmente la presentación de esta bitácora a todos los que en algún momento se asomen a echar un vistazo, comentar, cuestionar y/o aportar lo que quieran siempre que esté relacionado con el amplio, a veces incluso torpe y vago pero siempre omnipresente e interesante, mundo de la comunicación.

La comunicación para pequeños y medianos emprendedores será mi objetivo, mi meta final, aunque a veces, y tal y como soy en la vida misma, podría acabar hablando de cine, viajes, música, la actualidad más social y cercana y quién sabe si hasta de fútbol.

Para mí la comunicación es todo. Porque todo comunica. Una acción específica para los clientes de una marca, un evento, un logotipo, un color, un canal vivo en cualquier red social, una fotografía que cuenta la historia que refleja y esconde la que hay detrás, la conversación con tus compañeros de trabajo, con tus clientes, el lenguaje no verbal y hasta la forma de vestir tu marca (identidad, reputación y posicionamiento).

Hoy empieza para mí un nuevo trabajo en el que quiero sumergirme, deleitarme, enamorarme y esclavizarme de cada post. Escribiré sobre comunicación, pero sin dar lecciones porque no tengo claro el futuro, ni las modas del mañana sobre este campo, no podré predecir una revolución como la de los Social Media, pero me mantendré pegada al presente, mirando de reojo el pasado y con un claro objetivo futuro: mejorar, aprender y ayudar a conectar el binomio marca-cliente.
Estás en tu casa o al menos tu refugio en vacaciones 😉

Bienvenido, bienvenida.